MD-01 BARCELONA, 27-9-03.- Fotografía De Archivo (3-10-00) Del Filólogo Y Académico De La Lengua Martín De Riquer, Que Acaba De Publicar Una Reedición De Su Estudio Sobre La "Chanson De Roland", Y Ha Dicho En Una Entrevista Con EFE Que Obras Como Este Poema épico "sirvieron En La Edad Media Para Saciar La Curiosidad Por La Información Del Mismo Modo Que Sucede Hoy, Pero Con Unos Medios Diferentes". EFE/LLUIS GENE

UN RECUERDO POR EL GRAN MAESTRO, MARTÍ DE RIQUER

El pasado día 17 de septiembre se cumplieron tres años de la muerte del gran filólogo, humanista y estudioso de la literatura medieval europea, Martí de Riquer. Sin duda, este se consolidó como uno de los grandes especialistas de las obras más representativas de la literatura románica europea.

Su larga y completa bibliografía pasa por diferentes ámbitos, autores y géneros de la literatura medieval. Destacan especialmente los estudios relacionados con la poesía trovadoresca occitana, las traducciones de las obras de todo el ciclo artúrico, las obras críticas de las crónicas de los reyes de Corona de Aragón, Bernat Metge o Tirant lo Blanc y las novelas de caballerías. Pero si en un autor se centró fue en Miguel de Cervantes y, concretamente, con su obra más representativa, don Quijote. dedicó unos cuántos libros y artículos centrados en la figura de este ilustre escritor y de su principal obra, erigiéndose cómo uno de sus máximos conocedores.

Ese gran conocimiento y análisis de los diferentes autores de la edad mediana le proporcionó la mirada más afinada y atento del panorama historiográfico europeo. Dio clases en la Universitat de Barcelona y fue el maestro de destacados filólogos e historiadores de la literatura como Lola Badia o Stefano Cingolani, entre otros muchos. Además fue un habitual al impartir seminarios y conferencias en los centros y universidades más prestigiosas en el ámbito internacional. Su reconocimiento hoy en día todavía es valorado y continúa siendo el punto de referencia en los estudios de la literatura medieval.

En definitiva, un pequeño y humilde homenaje y recuerdo a un gran maestro de maestros, un auténtico sabio del mundo medieval. Un periodo injustamente tildado de oscuro y tenebroso; Martí de Riquer, con su pasión se encargó de poner la luz que se merece.